/ El neceser de Irene: El decálogo del cabello sano

28 de mayo de 2011

El decálogo del cabello sano

1.- Hidratación. la hidratación es esencial para el cuerpo la piel y el pelo. El cabello hidratado se caracteriza por su brillo, fuerza y buen estado, todo esto hace que se más manejable y en definitiva, se vea bonito. Para ello debemos usar mascarillas nutritivas o hidratantes (aplicada de la mitad a las puntas, nunca en las raíces). Cuando el cabello no está hidratado, tiende a buscarla en el ambiente, por eso, a la que haya una mínima humedad se encrespa, ya que al "tener sed", absorve el agua del ambiente. Si eres de las que se les encrespa el pelo enseguida, esmérate más en su hidratación, verás como este problema mejora.

2.- Cuidados especiales en verano: el cloro y la sal son grandes enemigos de tu pelo. Es mejor utilizar productos (champú, crema o mascrailla) específicos para después de haber tomado el sol o bañarse. Aportan un tratamiento especial anti sequedad y limpian suavemente los restos de cloro o salitre. También es necesario protegerlo del sol, ya sea mediante una barrera física (pañuelo, gorra, pamela...) o con productos con filtro solar. El cabello se compone principalmente de proteínas, y el sol "se las come", por eso es tan importante protegerlo y no terminar el verano con el look pelo frito.

3.- Puntas cerradas. Después de lavarlo, y sobretodo si tienes el pelo largo, aplícate un sérum específico para las puntas con el cabello húmedo, así permanecerán más tiempo en buen estado.

4.- Cuando lo tengas mojado, no lo peindes de la manera habitaul, intenta deshacer un poco los nudos con los dedos y después pasa un perine de púas anchas. El cabello mojado es mucho más débil y se parte con más facilidad.

5.- No lo frotes con la toalla ni lo retuerzas, esto solo lo debilita y es más probable que se parta. Para secarlo envuélvelo en la toalla y presiona para que la tela absorva el exceso de agua. Usar constantemente pinzas, clips y horquillas también parten el pelo. Son piezas rígidas y en muschos casos metálicas, por eso lo ideal es usar complementosd e tela, como bandas, gomas anchas, etc.

6.- Usa protector térmico cada vez que vayas a usar una herramienta de calor. Tanto si usas planchas, tenacillas o secador, debes protegerlo de estas temperaturas. No es tanto porque lo puedas quemar (deberías estar mucho rato con la plancha en el mismo mechón) pero el exceso de calor y el aire caliente lo deshidratan y al final pierde el brillo y se vuelve estropajoso.

7.- No juegues con él. Muchas veces y sin darnos cuenta nos tocamos el pelo: nos recolocamos el flequillo, nos enrrollamos un mechón en el dedo... eso no se hace. O no deberíamos... tocarse el pelo hace que se engrase más rápido, ya que las manos transpiran mucho y suelen llevar más suciedad de la que podemos ver. Juguetear con un mechón no es el fin de mundo, pero como no es beno retorcerlo, mejor lo dejamos donde está, ¿no?

8.- Repasa las puntas cada vez que lo necesites. No hay nada peor que una melena larga y hecha unos zorros. Si te gusta llevar el pelo largo solo hay una condición: puntas decentes. No hace falta ir cada mesa la pelu, solo retocarlas un poquito cuando veas que blanquean o se abren.
Los productos que "cierran las puntas" son mera publicidad. Las puntas no se cierran, un pelo que está partido no se vuelve a enganchar, para entendernos... Lo que hacen estos productos es prevenir que se abran, pero no une los dos cabos de la punta.

9.- Siempre que puedas intenta secarlo al aire libre. No siempre es posible, pero es bueno darle un respiro al pelo. Además, auqnue no te guste como te queda secado al natural, no es lo mismo secarlo cuando está mojado y darle forma que solamente darle forma una vez está seco. Yo muchas veces lo dejo secar y depsués solo he de hacer el brushing; cuanto menos calor, mejor.

10.- Regula la temperatura. Los reguladores existen para adaptarse a diferentes tipos de cabello, no para castigarlo porque no se queda con la forma que quieres. Según el grosor y la cantidad de cabello que tengas, necesitarás más o emnos temperatura, pero revisa siempre las instrucciones del secador o la plancha, ya que suelen incluir una mini guía para saber qué temperatura necesitas.

Como veis no son cosas complicadas, pero hay que ser constante. Yo tengo el pelo muy largo, pero lo cuido con todo lo posible: mascarilla, serum, aceite... mi rutina con mi pelo es casi tan compleja como con mi piel, y a pesar de que utilizo herramientas de calor a diario, no está estropeado. Es decir, si lo cuidas, aunque lo "maltrates" empeñándote en llevarlo liso si lo tienes rizado o viceversa, siempre se mantendrá en buen estado.
También es cierto que la genética hace mucho, hay gente que por naturaleza tiene un pelo suave y muy dócil y otros lo tienen muy rebelde y apagado. Pero todo se puede mejorar, ¿no os parece?

Vosotras, ¿tenéis un producto estrella? ¿os lo cuidais mucho o es algo secundario?

1 comentario:

  1. me cuido bastante el pelo con mascarilla y protector térmico

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! En breve se publicará.