/ El neceser de Irene: Consejos para una base perfecta

15 de mayo de 2011

Consejos para una base perfecta

Conozco gente que no le gusta usar base de maquillaje a diario porque dice que le lleva mucho tiempo, que no le gusta para el día a día o que no sabe o no tiene ganas.
Yo la uso a diario, siempre. Primero porque necesitaba tapar muchas imperfecciones y al final me he acostumbrado a llevarla cada día, pero estoy intentando no usarla para ir a la playa o al gimnasio, por ejemplo.

Hay quién cree que es malo para la piel, porque entonces ésta no respira o se obstruyen los poros... tonterías, todo. Es malo para la piel si no utilizas el maquillaje adecuado a tu tipo de piel, o si está caducado, o si lo has comprado de imitación en un mercadillo o en "el chino"... que vete a saber qué lleva. Vamos, que a algunas les puede ir muy bien, pero en mi caso, sería un atentado contra la piel (que es muy finolis y me da alergia muchas cosas).

Por eso, quiero explicar cuatro cosas para desmitificar que las bases son sólo para ocasiones especiales, y demostrar que no muerden... Las hay incluso que funcionan como tratamiento anti-edad, hidratantes, matificantes, contra el acné, o con filtro solar. ¿No es estupendo?

Buscando el tono

Lo primero es elegir la mejor base para nosotras; eso implica tipo y color. Para saber qué tipo te va mejor, consulta el cuadro del post anterior. Respecto al color, debe ser el más parecido a tu tono de piel. La piel tiende a amarilla o rosa, la mayoría de la gente es del primer grupo, al menos es más característico en las mujeres españolas. He visto que muchas marcas fabrican de claro a oscuro bases rosas o amarillas, alternándolos en la numeración. Por ejemplo, los tonos 1 y 2 son los más claros, pero uno es amarillo y el otro rosa, no necesariamente el nº 2 es más oscuro. Es importante saber si necesitas una base amarilla o rosa, yo probé las dos, y noté la diferencia.
Nunca compres una base sin probártela, es muy diferente verla en el envase y verla difuminada. Normalmente probamos el color en la muñeca, pero lo mejor es hacerlo en un lado de la mandíbula o a malas, en el cuello. Tu tono será aquella base que no puedas diferenciar la zona donde te la has puesto, si se tona mucho la zona con maquillaje, no es tu tono.

Preparar la piel

Es un paso importante, el maquillaje se adhiere mejor y dura más si la piel está limpia e hidratada. Por eso, el primer paso es limpiar la cara y aplicar la hidratante habitual. Espera unos minutos a que se absorba completamente. Ahora si quieres, es el momento de utilizar una pre-base o cualquier otro tratamiento que quieras usar. Después toca corregir ojeras e imperfecciones; no lo hagas con la base, porque el resultado será peor que el problema. Utiliza un corrector verde para las rojeces (venitas, acné, etc.) y uno amarillento para las ojeras o manchas oscuras.

El lienzo perfecto

Ahora sí. Es el momento de aplicar la base para obtener una piel perfecta, unificada y sin imperfecciones sobre la cual después podremos trabajar cualquier tipo de maquillaje. Da igual que técnica uses (brocha, esponja, dedos...) lo importante es que tus herramientas estén limpias y sea un método cómodo y fácil para tí. Hay muchas maneras de aplicar la base y no hay una sóla correcta. Cada maestrillo tiene su librillo y cada chica tiene su estilo... Pero puedes empezar poniendo unos toques en frente, mejillas, nariz y barbilla e irla extendiendo del centro hacia a fuera. Procura en medida de lo posible, no hacer un barrido con el maquillaje por toda la cara, si no posarlo en la piel mediante toques llevándolo a zonas sin maquillar.

El toque final

Para terminar puedes sellarlo con polvos sueltos o agua termal (para ver el post sobre agua termal pincha aquí), aplicar el iluminador o retocar las imperfecciones que no hayan quedado cubiertas... y ¡lista!

El ritual para maquillarse no tiene por qué ser tan largo para todos los días, por ejemplo, podéis reservar la pre-base para determinadas ocasiones, así no tardaréis tanto. Puede que las primeras veces la base no quede bien, o no os guste... pero todo es practicar.

Las bases hidratan y protegen la piel de agresiones externas, así que.. ¿porqué no usarlas todos los días? ¿Os parece complicado o más bien os da tremenda pereza? Y si ya lo hacéis, ¿cuánto tiempo le dedicáis?

6 comentarios:

  1. Yo no me ponía nada, la verdad, pero ahora estoy acostmbrándome y ya no me veo igual :)

    La verdad es que me gusta mucho cómo me veo. A diario alterno entre base mineral en polvo y fluida, aunque estoy empezando a probar también BB cream :)

    ResponderEliminar
  2. Ya ves.. cuando la llevas no la notas, pero cuando no llevas, lo notas!!

    ResponderEliminar
  3. muy bueno el post guapi, muy interesante, a mi me encanta la base fluida
    besos guapi!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa,acabo de conocer tu blog y me encanta.
    Te sigo,un beso.
    Échale un vistazo al mio.
    http://anamariearl.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. yo a veces rpescindo de la base y m apaño kn korrektor y polvos, xo es verdad k keda mejor cn base, lo k pasa k m noto mas pegajosa. aun m alucina ke el agua termal fije el makillaje!
    muak wapa!

    ResponderEliminar
  6. hola me gusta mucho tu blog. y me gustaria saber que marca de base de maquillaje me va bien pero que no sea tan cara soy morena clara y tipo amarillenta porfis auxilio besos y gracias espero me respondan mi correo es sarelysst@gmail.com espero su respuesta.....

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario! En breve se publicará.