/ El neceser de Irene: mayo 2011

28 de mayo de 2011

El decálogo del cabello sano

1.- Hidratación. la hidratación es esencial para el cuerpo la piel y el pelo. El cabello hidratado se caracteriza por su brillo, fuerza y buen estado, todo esto hace que se más manejable y en definitiva, se vea bonito. Para ello debemos usar mascarillas nutritivas o hidratantes (aplicada de la mitad a las puntas, nunca en las raíces). Cuando el cabello no está hidratado, tiende a buscarla en el ambiente, por eso, a la que haya una mínima humedad se encrespa, ya que al "tener sed", absorve el agua del ambiente. Si eres de las que se les encrespa el pelo enseguida, esmérate más en su hidratación, verás como este problema mejora.

2.- Cuidados especiales en verano: el cloro y la sal son grandes enemigos de tu pelo. Es mejor utilizar productos (champú, crema o mascrailla) específicos para después de haber tomado el sol o bañarse. Aportan un tratamiento especial anti sequedad y limpian suavemente los restos de cloro o salitre. También es necesario protegerlo del sol, ya sea mediante una barrera física (pañuelo, gorra, pamela...) o con productos con filtro solar. El cabello se compone principalmente de proteínas, y el sol "se las come", por eso es tan importante protegerlo y no terminar el verano con el look pelo frito.

3.- Puntas cerradas. Después de lavarlo, y sobretodo si tienes el pelo largo, aplícate un sérum específico para las puntas con el cabello húmedo, así permanecerán más tiempo en buen estado.

4.- Cuando lo tengas mojado, no lo peindes de la manera habitaul, intenta deshacer un poco los nudos con los dedos y después pasa un perine de púas anchas. El cabello mojado es mucho más débil y se parte con más facilidad.

5.- No lo frotes con la toalla ni lo retuerzas, esto solo lo debilita y es más probable que se parta. Para secarlo envuélvelo en la toalla y presiona para que la tela absorva el exceso de agua. Usar constantemente pinzas, clips y horquillas también parten el pelo. Son piezas rígidas y en muschos casos metálicas, por eso lo ideal es usar complementosd e tela, como bandas, gomas anchas, etc.

6.- Usa protector térmico cada vez que vayas a usar una herramienta de calor. Tanto si usas planchas, tenacillas o secador, debes protegerlo de estas temperaturas. No es tanto porque lo puedas quemar (deberías estar mucho rato con la plancha en el mismo mechón) pero el exceso de calor y el aire caliente lo deshidratan y al final pierde el brillo y se vuelve estropajoso.

7.- No juegues con él. Muchas veces y sin darnos cuenta nos tocamos el pelo: nos recolocamos el flequillo, nos enrrollamos un mechón en el dedo... eso no se hace. O no deberíamos... tocarse el pelo hace que se engrase más rápido, ya que las manos transpiran mucho y suelen llevar más suciedad de la que podemos ver. Juguetear con un mechón no es el fin de mundo, pero como no es beno retorcerlo, mejor lo dejamos donde está, ¿no?

8.- Repasa las puntas cada vez que lo necesites. No hay nada peor que una melena larga y hecha unos zorros. Si te gusta llevar el pelo largo solo hay una condición: puntas decentes. No hace falta ir cada mesa la pelu, solo retocarlas un poquito cuando veas que blanquean o se abren.
Los productos que "cierran las puntas" son mera publicidad. Las puntas no se cierran, un pelo que está partido no se vuelve a enganchar, para entendernos... Lo que hacen estos productos es prevenir que se abran, pero no une los dos cabos de la punta.

9.- Siempre que puedas intenta secarlo al aire libre. No siempre es posible, pero es bueno darle un respiro al pelo. Además, auqnue no te guste como te queda secado al natural, no es lo mismo secarlo cuando está mojado y darle forma que solamente darle forma una vez está seco. Yo muchas veces lo dejo secar y depsués solo he de hacer el brushing; cuanto menos calor, mejor.

10.- Regula la temperatura. Los reguladores existen para adaptarse a diferentes tipos de cabello, no para castigarlo porque no se queda con la forma que quieres. Según el grosor y la cantidad de cabello que tengas, necesitarás más o emnos temperatura, pero revisa siempre las instrucciones del secador o la plancha, ya que suelen incluir una mini guía para saber qué temperatura necesitas.

Como veis no son cosas complicadas, pero hay que ser constante. Yo tengo el pelo muy largo, pero lo cuido con todo lo posible: mascarilla, serum, aceite... mi rutina con mi pelo es casi tan compleja como con mi piel, y a pesar de que utilizo herramientas de calor a diario, no está estropeado. Es decir, si lo cuidas, aunque lo "maltrates" empeñándote en llevarlo liso si lo tienes rizado o viceversa, siempre se mantendrá en buen estado.
También es cierto que la genética hace mucho, hay gente que por naturaleza tiene un pelo suave y muy dócil y otros lo tienen muy rebelde y apagado. Pero todo se puede mejorar, ¿no os parece?

Vosotras, ¿tenéis un producto estrella? ¿os lo cuidais mucho o es algo secundario?

20 de mayo de 2011

Cómo (o qué) maquillarse para ir a la playa, al gimnasio...

A veces parece que ir maquillada está fuera de lugar, y me refiero básicamente al gimnasio o la playa. A mí no me gusta ir maquillada en momentos así, aunque... lo necesito. Si tú también mantienes una dependencia emocional con el make up, sigue leyendo para saber como sentirte tan segura con tu imagen pero con ese aire de "uy, he salido con la cara lavada..."

Reconozcámoslo, nos gusta ir guapas hasta a comprar el pan pero nos da cosilla que se den cuenta... por eso hay cierto maquillaje estratégico que hace (casi) milagros y a penas destaca.

1.- Lo primero es lavarse bien la cara, como siempre. Después la hidratante (como siempre también). Si vamos a la playa nos pondremos una primera capa de protector solar, así ya estaremos protegidas en cuanto salgamos a la calle.

2.- Ahora aplicamos un poco de corrector en las ojeras y allí donde haya alguna imperfección. Aplícalo también en los lados de las aletas de la nariz, el rabillo del ojo, párpados y en las comisuras de la boca. Son zonas en las que la piel tiende a ser más rojiza y lo que queremos es unificar el tono. Después lo difuminamos bien hasta que no se note la diferencia de color.

3.- Para terminar con la piel daremos un brochazo ligero de polvos sueltos o bronceadores, y una pizca de colorete si quieres (pero el más natural que tengas).

4.- Ahora podemos hacer una finísima línea a ras de las pestañas superiores (o por la línea de agua superior) con un lápiz negro, gris o marrón. Y terminamos con una buena capa de máscara waterproof. El objetivo de los ojos será hacerlos más grandes y bonitos pero sin que se note la línea ni la máscara.

5.- Los labios mejor naturales, pero si vas a la playa puedes optar por un gloss vinilo, con purpurina... el que más te guste; son muy bonitos para el verano y hacen un efecto mojado ideal para la playa.

Como veis son unos pasos de lo más sencillos y rápidos, pero con los que se obtienen grandes resultados. No hace falta ir a la playa o al gimnasio pintada como una puerta... pero tampoco es necesario ir estrictamente con la cara lavada.
Con este maquillaje nos alegraremos un poquito la cara pero sin las incomodidades que nos puede provocar un maquillaje más trabajado (y terminar con los ojos de mapache o la cara a manchurrones).

¿Os maquilláis en estas ocasiones? ¿Cómo lo hacéis?

15 de mayo de 2011

Consejos para una base perfecta

Conozco gente que no le gusta usar base de maquillaje a diario porque dice que le lleva mucho tiempo, que no le gusta para el día a día o que no sabe o no tiene ganas.
Yo la uso a diario, siempre. Primero porque necesitaba tapar muchas imperfecciones y al final me he acostumbrado a llevarla cada día, pero estoy intentando no usarla para ir a la playa o al gimnasio, por ejemplo.

Hay quién cree que es malo para la piel, porque entonces ésta no respira o se obstruyen los poros... tonterías, todo. Es malo para la piel si no utilizas el maquillaje adecuado a tu tipo de piel, o si está caducado, o si lo has comprado de imitación en un mercadillo o en "el chino"... que vete a saber qué lleva. Vamos, que a algunas les puede ir muy bien, pero en mi caso, sería un atentado contra la piel (que es muy finolis y me da alergia muchas cosas).

Por eso, quiero explicar cuatro cosas para desmitificar que las bases son sólo para ocasiones especiales, y demostrar que no muerden... Las hay incluso que funcionan como tratamiento anti-edad, hidratantes, matificantes, contra el acné, o con filtro solar. ¿No es estupendo?

Buscando el tono

Lo primero es elegir la mejor base para nosotras; eso implica tipo y color. Para saber qué tipo te va mejor, consulta el cuadro del post anterior. Respecto al color, debe ser el más parecido a tu tono de piel. La piel tiende a amarilla o rosa, la mayoría de la gente es del primer grupo, al menos es más característico en las mujeres españolas. He visto que muchas marcas fabrican de claro a oscuro bases rosas o amarillas, alternándolos en la numeración. Por ejemplo, los tonos 1 y 2 son los más claros, pero uno es amarillo y el otro rosa, no necesariamente el nº 2 es más oscuro. Es importante saber si necesitas una base amarilla o rosa, yo probé las dos, y noté la diferencia.
Nunca compres una base sin probártela, es muy diferente verla en el envase y verla difuminada. Normalmente probamos el color en la muñeca, pero lo mejor es hacerlo en un lado de la mandíbula o a malas, en el cuello. Tu tono será aquella base que no puedas diferenciar la zona donde te la has puesto, si se tona mucho la zona con maquillaje, no es tu tono.

Preparar la piel

Es un paso importante, el maquillaje se adhiere mejor y dura más si la piel está limpia e hidratada. Por eso, el primer paso es limpiar la cara y aplicar la hidratante habitual. Espera unos minutos a que se absorba completamente. Ahora si quieres, es el momento de utilizar una pre-base o cualquier otro tratamiento que quieras usar. Después toca corregir ojeras e imperfecciones; no lo hagas con la base, porque el resultado será peor que el problema. Utiliza un corrector verde para las rojeces (venitas, acné, etc.) y uno amarillento para las ojeras o manchas oscuras.

El lienzo perfecto

Ahora sí. Es el momento de aplicar la base para obtener una piel perfecta, unificada y sin imperfecciones sobre la cual después podremos trabajar cualquier tipo de maquillaje. Da igual que técnica uses (brocha, esponja, dedos...) lo importante es que tus herramientas estén limpias y sea un método cómodo y fácil para tí. Hay muchas maneras de aplicar la base y no hay una sóla correcta. Cada maestrillo tiene su librillo y cada chica tiene su estilo... Pero puedes empezar poniendo unos toques en frente, mejillas, nariz y barbilla e irla extendiendo del centro hacia a fuera. Procura en medida de lo posible, no hacer un barrido con el maquillaje por toda la cara, si no posarlo en la piel mediante toques llevándolo a zonas sin maquillar.

El toque final

Para terminar puedes sellarlo con polvos sueltos o agua termal (para ver el post sobre agua termal pincha aquí), aplicar el iluminador o retocar las imperfecciones que no hayan quedado cubiertas... y ¡lista!

El ritual para maquillarse no tiene por qué ser tan largo para todos los días, por ejemplo, podéis reservar la pre-base para determinadas ocasiones, así no tardaréis tanto. Puede que las primeras veces la base no quede bien, o no os guste... pero todo es practicar.

Las bases hidratan y protegen la piel de agresiones externas, así que.. ¿porqué no usarlas todos los días? ¿Os parece complicado o más bien os da tremenda pereza? Y si ya lo hacéis, ¿cuánto tiempo le dedicáis?

7 de mayo de 2011

Tipos de bases de maquillaje

Actualmente hay muchos tipos de bases de maquillaje, pero no todas son apropiadas para todos los tipos de piel. Se trata pues, de elegirlas un poco como si fueran una crema y pensando en qué queremos conseguir con la base: matificar, cubrir imperfecciones, unificar el tono, etc. Este cuadro veréis las características de cada tipo de base y os ayudará a decidir cual de ellas se adapta mejor a vuestra piel y sus necesidades.



Y después de haber visto esto, ¿estáis usando la base correcta? ¿Cuál es vuestra favorita? ¿Pensáis que pueden haber otras bases que os puedan ir bien?
Yo ahora uso la fluida, porque la quiero para a diario pero sin parecer maquillada; la verdad es que me da muy buen resultado, queda muy natural pero unifca el rostro y hace que tenga mejor cara.