/ El neceser de Irene: Encuentra tu tipo de piel

23 de febrero de 2011

Encuentra tu tipo de piel

Antes de emepezar a hablar de los potis, hay que saber qué tipo de piel tenemos, pero éstos no se limitan a grasa, seca o mixta, ya que se pueden dar combinaciones entre estos diferentes tipos.
Conocer nuestro tipo de piel nos ayudará a seleccionar los productos más adecuados, saber lo que tenemos que evitar y finalmente, aprendernos nuestra rutina de higiene a medida.

PIEL GRASA
  • ¿Cómo es? Se caracteriza por los brillos y por ser propensa a imperfecciones (granitos, espinillas... ojo, eso no significa que sólo las pieles grasas puedan padecer acné). Al tacto suele ser oleosa y a simple vista, los poros se ven dilatados, a veces incluso se ven los puntos negros.
    La ventaja que ofrece la piel grasa es que envejece más lento... se agradece.
  • ¿Cómo limpiarla? Los productos ideales son los jabonosos (pero sin jabón por favor, es decir, de ph neutro) o geles, los que hacen espuma van muy bien porque disuelven mejor la grasa. Después aplicar un tónico astringente va genial (ayuda a arrastrar los restos de suciedad y de jabón, refresca la piel y ayuda a cerrar los poros).
  • ¿Cómo hidratarla? Aquí creo que es donde hay más confusión. Hay dermatólogos que recomiendan que si tienes la piel grasa, no utilices hidratante... yo no soy médico y cada uno es un mundo, pero a mí me parece un error. Sólo hay que dar con una crema hidratante específica para pieles grasas, no es tan difícil y son prefectamente compatibles. Lo más importante de la hidratante ha de ser su textura: fluida, muy ligera o en gel y que el producto sea "no comedogénico", es decir, que no obstruya los poros. Y mejor si además es seboreguladora, a la larga notarás que controlas mucho mejor la grasa de la piel.
    Otro error muy común es pensar que por tener la piel grasa, ésta lo resiste todo y que por tanto, podemos echarnos ácido sulfúrico para eliminar la grasa... a ver, no. Hay productos en el mercado pensados para las pieles grasas y/o con tendencia acnéica que son muy agresivos con la piel, ya que contienen concentraciones muy altas de ácidos o alcohol que a medio plazo irritan y sensibilizan la piel. Además, en ocasiones, al ser tan fuertes, la piel lo detecta como "una amenaza" y responde segregando más sebo para protegerse. Yo descartaría este tipo de productos y optaría siempre por otros más suaves, lo cual no implica que sean menos efectivos.
PIEL SECA
  • ¿Cómo es? La piel seca es aquella que a penas produce sebo, y por tanto le cuesta mantener la hidratación, por eso, por mucho que utilices crema, parece que siempre le falta. Se caracteriza porque se descama con facilidad, en ocasiones pica y se tona tirante. Le falta elasticidad y puede tener un aspecto apagado.
  • ¿Cómo limpiarla? Los mejores productos son aquellos que limpian e hidratan a la vez, por ejemplo las leches limpiadoras, o geles cremosos con mateca, etc. Al secarla, hay que procurar no frotar con la toalla (nunca hay que frotar, pero hay que tener especial cuidado si la piel es seca o sensible).
  • ¿Cómo hidratarla? Cremas de textura untuosa, que hidraten pero que además ayuden a crear una película protectora sobre la epidermis para preservar la hidratación. Lo ideal es hidratar mañana y noche sea cual sea tu tipo, pero en este caso, si durante el día la notas tirante, no dudes en aplicar un poco más de crema, hay que hacer lo que la piel te pide.

PIEL MIXTA
  • ¿Cómo es? Es una combinación de las dos anteriores, pero también puede ser grasa-normal. Se caracteriza por tener una zona siempre grasa (normalmente la zona T: frente, nariz, barbilla) y el resto de la cara puede ser normal o incluso seca. Es un poco problemática, ya que se presentan dos tipos de piel bastante opuestos. La solución pasa por los productos específicos para pieles mixtas, que aunque todavía no hay muchos, hay algunos "inteligentes" que detectan donde la piel necesita hidratación y donde no para mantener el equilibrio. Creo que Clinique es la marca que más abarca este tema.
  • ¿Cómo limpiarla? Deberías probar qué producto te da mejores resultados, si uno para pieles grasas o uno para piel normal. Se puede usar cualquiera de los dos, pero quizás tengas que dar preferencia a uno de tus tipos de piel (es difícil lavarse la cara por partes, ¿no?).
  • ¿Cómo hidratarla? Como decíamos, cremas que equilibren la piel, es decir, aquellas que se adaptan a las necesidades de la piel según la zona de la cara y poder así, aportar el grado de hidratación necesaria sin dejar excesos ni quedarse a medias.
    No dudes en utilizar dos productos para cada zona, no es ninguna exageración y te puede ayudar a cubrir las necesidades de tu piel.

PIEL NORMAL
  • ¿Cómo es? Deseada y escasa: fácil de cuidar y poca gente la tiene. Ahora en serio, es un tipo de piel que suele aceptar todo tipo de productos, se adapta bien a todo y no requiere unos cuidados muy específicos. Pero por desgracia, la mayoría tenemos algún problemilla con la piel: seca, brillos, sensible... Su mayor beneficio es que suele tener buen aspecto y te permite usar los productos con la textura que más te guste.
  • ¿Cómo limpiarla? Lo ideal es un gel neutro o una leche limpiadora. El tónico, mejor suave, sin alcohol pero astringente.
  • ¿Cómo hidratarla? Nos interesa mantenerla como está, por tanto no hay que darle una hidratación excesiva pero tampoco olvidarla. La crema hidratante debería ser de textura fluida o no muy compacta, se absorberá mejor.

PIEL SENSIBLE

Todos estos tipos de piel, pueden ser a su vez sensible, lo cual en ocasiones puede suponer un problema añadido porque los producos a utilizar pueden ser antagonistas.
La piel puede ser sensible por naturaleza: pieles recativas a las que les afecta mucho los cambios de temperatura, la alimentación, los productos utilizados... o bien sensibilizadas: pieles sensibles a causa de un factor externo: quemaduras de sol, producto abrasivo, tratamiento médico, láser... En este caso debemos extremar los cuidados y añadir a la rutina diaria un spray de agua termal. Su composición es alta en minerales y ayudan a calmar la piel al momento.


AGUA VS. ACEITE

No es lo mismo tener la piel seca que deshidratada, y de esto, poco se habla. Ya hemos visto qué es la piel seca, pero... ¿deshidratada? Pues no es lo mismo.
La piel contiene agua, y su superfície aceite (grasa, sebo...). El agua se encuentra en el interior y es lo que aporta la hidratación, mientras que el sebo del rostro no hidrata pero tiene una función importante: ser la barrera que protege la piel de las gresiones y evita la evaporación del agua en la piel. Por eso mucha gente piensa que la piel grasa no hay que hidratarla, creyendo erróneamente que el aceite de la tez ya es hidratación suficiente.
Por tanto, hay que diferenciar entre el agua y el aceite, ambos son necesarios y se complementan. ¿Es posible una piel grasa deshidratada? Sí, y yo soy de éstas :)


Espero que os hayáis podido identificar con alguno de estos tipos, que seguro que sí. Si tenéis dudas sobre vuestra piel o sobre qué es lo que mejor os va, me podéis consultar, os ayudaré encantada!

2 comentarios:

  1. hola! mi piel es grasa y deshidratada como la tuya, pero a eso tienes que añadirle que también es sensible! jaja tengo el pack completo! me podrías recomendar algún tónico astrigente para despues de las extraciones semanales pueda cerra el poro pero que no lleve alcohol y sea apto para pieles sensibles?? no pido mucho verdad?? un besote wapa un lujazo leerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Pues verás, yo todavía no he encontrado un tónico que sea astringente, efectivo y sin alcohol.
      Pero sí te puedo recomendar el que he estado usando yo, Sparkling Clean de Estée Lauder. Realmente no reseca nada la piel, ya que sus ingredietntes ayudan a retener la humedad, pero también lleva una especie de talco que se mezcla y ayuda a regular el exceso de sebo. Es muy fresco y suave a la vez.
      Espero que te ayude!! :)
      Besitos!!

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario! En breve se publicará.